FORMACIÓN BONIFICADA

¿Qué es la formación bonificada?

Recuperar la aportación a la seguridad social para invertir en la empresa

El sistema de Formación Bonificada, que se rige por el Real Decreto 395/2007 y por la Ley 30/2015, de 9 Septiembre, permite a los empresarios disponer de parte del dinero aportado a la Seguridad Social a lo largo del año anterior para invertirlo en formación en el año en curso. Este nuevo modelo se adapta perfectamente a la realidad empresarial y permite al empresario decidir, en base a sus necesidades, la formación a impartir a sus trabajadores.

¿Qué cantidad de dinero tiene la empresa disponible?

Las empresas disponen de una cantidad de dinero, llamado crédito de formación para los trabajadores, cuyo importe resulta de aplicar un porcentaje a la cuantía aportada a la Seguridad Social el año anterior en concepto de cuota de formación profesional. Las empresas de 1 a 5 trabajadores tienen garantizado un crédito mínimo de 420 € por empresa. Al resto de empresas se le adjudica un porcentaje de bonificación sobre su cuota de formación profesional, siendo éste mayor cuanto menor sea el tamaño de la empresa, según la siguiente tabla de % de bonificación de la cuota a la SS en concepto de FP:

Por ejemplo, una empresa con 15 empleados se situará en torno a 1.000 € anuales de crédito, una de 25 trabajadores, 2.200 €.
100 % 6 A 9
75 % 10 A 49
60 % 50 A 249
50 % >250

Si no se hace uso de este fondo, la empresa lo pierde

Hay que tener en cuenta que el crédito es anual, es decir, se renueva año a año según la aportación a la Seguridad Social del año anterior. Las empresas de menos de 50 trabajadores pueden comunicar, dentro de los primeros meses de cada año, su voluntad de reservar el crédito del ejercicio en curso para acumularlo hasta el crédito de los dos ejercicios siguientes. Si no se hace uso de este fondo en el último de los ejercicios mencionados, la empresa lo pierde.

Sin cofinanciación privada para menos de 5 empleados.

En las empresas de menos de 5 asalariados no es necesario que la empresa participe económicamente en la formación. En empresas más grandes se requiere una aportación privada según los porcentajes mínimos que, sobre el coste total de la formación, se establezcan mediante Orden del Ministerio de Trabajo. De todas formas, esta cofinanciación no tiene porque suponer ningún desembolso por parte de la empresa, ya que las horas laborales dedicadas por los empleados a formación tienen la consideración de cofinanciación por parte de la empresa, siendo suficiente, para justificar esta aportación privada, la presentación de un documento en el que se indique que los empleados han recibido determinadas horas de formación en jornada laboral.

http://www.2xmil.es/